En el CEM se busca en los maestros, antes que nada, un interés genuino por sus alumnos y un verdadero gusto por la labor educativa. Esto se ve reflejado en un alto sentido de la responsabilidad que conlleva la docencia, una apreciación real del valor de la diversidad y un tremendo gusto por aprender y conocer ellos mismos. Es decir, los maestros tienen ciertos compromisos personales en su quehacer cotidiano: los alumnos y su bienestar, la enseñanza en sí, el conocimiento, la comunidad educativa como un espacio tolerante y diverso que funciona armónicamente.

Entendemos la enseñanza como un proceso colectivo, donde los alumnos son interlocutores competentes, con quienes se trabaja en conjunto para un desarrollo personal y de la comunidad.

Buscamos maestros que disfruten el conocimiento y que sepan de sus materias, no sólo como parte de su tarea, sino por un interés personal; también, buscamos docentes que valoren y respeten el trabajo de sus colegas y a los que les guste aprender de los otros; que consideren que la escuela, los padres de familia, los chicos, son todos aliados en la tarea común de la formación colectiva, porque la escuela es ese lugar donde todo el mundo, todo el tiempo, está aprendiendo. Al mismo tiempo, queremos maestros que valoren su propio trabajo, que le den la importancia que tiene cada clase, cada estrategia.

Los maestros de primaria y preescolar y los tutores de secundaria, cuentan con un horario extendido para su capacitación, preparación de clases y atención de asuntos individuales de los alumnos.

Los maestros participan en programas de capacitación permanente, como parte de sus labores regulares, que abarcan los programas y temas centrales de la escuela, así como otras áreas de desarrollo personal y profesional. Algunos de estos programas de capacitación se llevan a cabo durante el año, y otros son eventos particulares, frecuentemente, con la participación de expertos externos.

Buscamos fomentar un ambiente de intercambio de ideas, y de trabajo colectivo entre docentes, con la intención de formar una comunidad de aprendizaje entre nosotros, que nos permita innovar y crecer en nuestras prácticas cotidianas.